---

Cister San Bernardo de Burgos

---
A+ R A-


 

 

Dedicamos un tiempo diario a la "Lectio divina", práctica excelente de la Vida Monástica, como fuente de oración y escuela de contemplación para el diálogo con Dios, a través de la Sagrada Escritura, porque la Lectura espiritual (Lectio divina) significa lectura en el Espíritu Santo y con el Espíritu Santo, de las cosas inspiradas por el Espíritu Santo.

La forma monástica de la Lectio Divina es un método antiguo practicado por las Madres y los Padres del Desierto y después en los monasterios tanto en Oriente como en Occidente. El método monástico no tiene estructura. Uno escucha la palabra de Dios en un pasaje particular escogido para la ocasión y después uno sigue la atracción del Espíritu. Este método también puede usarse para orar en grupo.

Invocación

Padre, en Tus manos abandono mi vida y todo mi ser, para que me vacíes de todos los pensamientos e imágenes que me separan de Ti, calma mi sed y sacia mi hambre, lléname de Ti. Con humildad te entrego mi intención de consentir Tu Presencia y acción en mi, sáname, transfórmame, hazme de nuevo. Te pido a nombre de tu Hijo Jesús que me des al Espíritu Santo. (Lc. 11,13)

 

¡Ven Espíritu Santo!

 

Maestro del silencio de La Palabra y del amor, abre mi mente y mi corazón para escucharte y ahí en el silencio dejarme encontrar, sorprender, seducir, tocar, y guiar por Ti, dime lo que quieres de mi para hacer Tu voluntad y no la mía. Dame el don de la contemplación y la gracia para ver, aceptar y perseverar en este camino y libre de apegos en unión divina. Te pido Virgen Maria que me enseñes a silenciar y contemplar a tu hijo. Concédeme Señor, descansar en la Trinidad. Amén

 

Pautas para la Lectio Divina Monástica

 

  • Momento Uno: (Lectio)Lee el pasaje de las Escrituras por primera vez. Escucha con “el oído del corazón.” ¿Qué frase, oración, o palabra te llama la atención? Comienza a repetir esa frase, oración o palabra una y otra vez, dejando que se asiente profundamente en tu corazón. Sencillamente vuelve a la repetición de la frase, oración o palabra, saboreándola en tu corazón. 
  •  
  • Momento Dos: (Meditatio)Reflexiona, saborea las palabras. Deja que resuenen en tu corazón. Deja que una actitud de receptividad silenciosa penetre el tiempo de tu oración. Está atento a lo que hable a tu corazón.
  •  
  • Momento Tres: (Oratio)Responde espontáneamente mientras sigues escuchando una frase, oración o palabra. Puede surgir una oración de alabanza, acción de gracias, o de petición. Ofrece tu oración y después vuelve a repetir la palabra en tu corazón.
  •  
  • Momento Cuatro: (Contemplatio)Descansa en Dios. Simplemente “estás con” la presencia de Dios mientras te abres a una escucha más profunda de la Palabra de Dios. Si te sientes atraído de nuevo a las Escrituras, sigue el impulso del Espíritu.
More in this category: « Trabajo Manual